Jose tomó su pasaje

Llevábamos días sin hablar con él. Carlos pilló un constipado complicado en Navidad y Tatiana nos dijo que no tuviéramos pena por no ir, que no querían que entrara en casa un virus que pudiera empeorar la delicada situación de Jose.

Después de mi cumple, día en el que me acerqué rápidamente para darle un beso y que pudiera felicitarme en persona, no habíamos vuelto a saber nada de ellos. Los días pasan muy rápido. Nos relajamos porque sabíamos que estaba en las mejores manos. Y aprovechamos para coger fuerzas porque sabíamos que Tatiana algún día tendría que volver a Brasil.

La semana pasada recibí una llamada de Pilar, una nueva amiga de Jose. Estaba preocupada. Había hablado días antes con Tatiana y le había dado mala espina. Le daba palo volver a llamar porque no quería molestar y me pidió que lo hiciera yo. Esperé a salir del trabajo. No sabía si lo que escuchara me iba a gustar. Cogió el teléfono Tatiana y me tranquilizó. El día que Pilar habló con ella el médico había vuelto a sentenciar a Jose, pero una vez más las previsiones no se cumplieron. Estaban dolidos con los médicos, pero muy tranquilos e ilusionados. Habían conocido a unos acupunturistas coreanos que les habían enseñado a tratarse a sí mismos. No quisieron darme más detalles porque era una de esas historias especiales que Tatiana y Jose preferían contar en persona. Me despedí diciendo: “de este finde no pasa que nos veamos”.

El viernes al mediodía tenían hora con los coreanos. Habíamos pensado pasar después por su casa.  Les llamamos y nos contaron que finalmente habían decidido pasar por el 12 de Octubre para descartar que las flemas que tenían Jose fueran algo más que un simple catarro. El día había sido duro porque le hicieron un montón de pruebas, pero estaban tranquilos porque habían descartado otra enfermedad que no fuera su ya conocido cáncer. Quedamos en vernos al día siguiente.

El sábado por la tarde llamé a Jose. Tatiana se había ido a comer con una amiga y todavía no había vuelto. Me pidió que fuéramos mejor el domingo por la tarde para podernos ver los cuatro tranquilamente. “Gracias Usúe”. Fueron las últimas palabras que le escuché decir.

El domingo por la mañana, ayer, recibí una llamada desde el móvil de Jose. Era Tatiana. Pensaba que me diría a qué hora querían que fuéramos. Con una voz dulce y pausada, escuché a Tatiana decir: “Jose ya tomó su pasaje”. De primeras no entendí lo que me estaba diciendo. Por un momento pensé que habían decidido volver juntos a Brasil y ya habían comprado el billete. “Estuvo muy tranquilo. Fue un pasaje muy bonito”.

El resto del día lo pasamos entre casa de Jose y el tanatorio, con Tatiana y la gente a la que Jose quería. 

12 Comments

  1. Leles 26 enero, 2009 at 1:41 pm #

    No hay palabras…solo tristeza. Solo alguien como tú podía encontrar las palabras adecuadas en este momento. Mucho ánimo Usúe y buen viaje, Jose.

    Responder

  2. Isabel Tañá 26 enero, 2009 at 6:04 pm #

    no conocí a Jose personalmente, pero Usúe hizo que estuviera presente en mis pensamientos. Jose nos ha dado una gran lección de entereza, pero 29 años son muy pocos para partir a un viaje tan largo. Lo siento mucho.

    Responder

  3. mario 27 enero, 2009 at 1:01 am #

    Curiosas palabras las de su mujer… y realmente adecuadas. Coincido totalmente con el comentario de Isabel, nos habías hecho en cierta forma partícipes de su devenir y ajetreos.
    Ahora ya queda que pases esto con la misma entereza que él predicaba, y con la que seguramente te exigiría para este momento.
    Un abrazo, mañana nos vemos

    Responder

  4. Bea 27 enero, 2009 at 1:27 am #

    Lo siento mucho Usu, y siento haberme perdido este mes tuyo. Sin saber de ti, ni de lo que te preocupaba. Sólo sé que hay quienes dejan huecos irremplazables. Y que por eso mismo son los que más nos enseñan desde el recuerdo. Estoy segura de que Jose te acompañará siempre, y que una parte de ti siempre será suya. bsS enormes, Bea

    Responder

  5. maite 27 enero, 2009 at 9:58 am #

    Un beso muy fuerte.

    Responder

  6. PILAR HERRERA 27 enero, 2009 at 10:40 am #

    Hola Su, siento mucho lo de tu amigo Jose.Solo tuve la oportunidad de hablar con èl en unos momentos muy crìticos y me impactò mucho su lucha y fuerza por aferrarse a la vida y por animar y ayudar con sus consejos a personas como la tia Meli, que quizà no tenian la misma entereza que èl.Sè muy fuerte y piensa que aunque lo desconocemos el pasaje que ha tomado seguro que tiene que ser algun lugar donde el estè bien.Cuidate mucho, besitos.

    Responder

  7. lucecilla26 27 enero, 2009 at 10:49 am #

    Como bien dice tu padre parafraseando a Vidal-Folch: “Has muerto demasiado pronto. Pero tu vida ha sido un éxito”…

    Responder

  8. Humberto 27 enero, 2009 at 12:11 pm #

    Gracias a personas como Jose conocemos la importancia de los pequeños detalles. Su muerte debe hacernos capaces de aprovechar cada minuto como si fuera el último sabiendo que de nosotros depende la felicidad de otros.
    Un fuerte abrazo para su familia y para ti Usúe.

    Responder

  9. lisbeth 27 enero, 2009 at 2:37 pm #

    Querida Usúe,
    Una vez, cuando me rehusaba oír las palabras de despedida de mi mamá, alguien me consoló diciendo: Solo hay pruebas difíciles para personas que son grandes y pueden soportarlas. Seguro él fue uno de los grandes. Nosotros seguiremos aquí, viviendo… él continuará, parecido a nosotros, pero sin su “fachada” con la cual muchos le reconocían.

    Responder

  10. Maycas 28 enero, 2009 at 9:34 pm #

    Acabo de enterarme, ví a Jose conectado en el messenger y quería enseñarle a mi niña, pero no era Jose quien estaba detrás, sino la siempre amable Tatiana que me ha dado la noticia…
    Me ha dicho que mañana hay un reportaje en las mañanas de cuatro, no sé qué más decir, sólo que se ha ido un Angel

    Responder

  11. Belén 29 enero, 2009 at 12:03 pm #

    José era la vida en persona..sus palabras, su ejemplo y su amistad debe quiar la nuestra. Gracias José por este gran regalo, muchas gracias Tatiana por compartirlo. Gracias Usúe por presentarme a José.

    Un beso muy fuerte!.

    Responder

  12. maria 9 febrero, 2009 at 10:09 am #

    Mi más sentido pésame a todos. Fui compañera de José en la universidad Carlos III, y ayer me enteré de su fallecimiento, no me lo podía creer, lo siento mucho, de verdad.
    Un beso muy fuerta allá donde estés.

    Responder

Deja un comentario